7 de julio. Un año más, comienzan los encierros de San Fermín 2018 y en Somos lo celebramos con la emisión de la comedia de José María Forqué La becerrada (16:30) y con siete curiosidades para entender cómo y por qué Pamplona y sus fiestas son conocidas en cualquier parte del mundo.

  • Orígenes

De origen medieval, el traslado de los animales desde los campos se producía cada año coincidiendo con las habituales ferias comerciales. Su nombre proviene de un joven llamado Fermín, quien era hijo del senador Firmus, gobernador de Pamplona en el siglo III d.C. En su inicio duraba solo dos días y su inicio tenía lugar el 10 de octubre, pero no sería hasta 1592 cuando la fiesta se fijase al séptimo día del séptimo mes, para evitar las habituales lluvias torrenciales que acaecían en la ciudad con la llegada del otoño y que deslucían la fiesta.

  • Los Encierros

Si hay algo que se reconoce en todo el mundo es esa multitud inquieta que recorre calle abajo el recorrido que los cabestros deben completar hasta llegar a la plaza de toros. Los encierros son la parte más popular de todas las fiestas y aunque el trayecto no es excesivamente extenso, se vive con total emoción. En total son 849 metros y su punto más conflictivo y excitante es el paso por la calle Estafeta. En su historia el recorrido ha durado desde 2 minutos (lo habitual es no superar los 3) hasta casi 12. Los encierros se celebran todos los días a las ocho de la mañana entre los días 7 y 14 de julio.

  • No solo encierros

Aunque la parte más exportada de la fiesta es la de los populares encierros, los Sanfermines cuentan con numerosos eventos que sirven de entretenimiento para foráneos y lugareños. Entre ellas, las corridas de toros, el conocido desfile de cabezudos, así como los cánticos populares como el Riau Riau o el Pobre de mí, que sirve de despedida en su última jornada, la del 14 de julio. Los asistentes a las fiestas también pueden disfrutar de conciertos regionales y fuegos artificiales nocturnos.

  • La Fiesta de Hemingway

El turismo extranjero es uno de los puntos fuertes de esta fiesta y se debe en su gran mayoría a la repercusión que tuvo el libro Fiesta de Ernest Hemingway. Publicado en 1926, el autor norteamericano puso a los Sanfermines en el mapa a nivel internacional y los rebautizó con la palabra “fiesta”.  Se trata de una novela en la que un grupo de viajeros visita la ciudad durante la celebración de los Sanfermines. En él destaca una descripción pormenorizada del autor de la verbena, los encierros y el espíritu festivo. Existe una adaptación al cine de la novela: ¡Fiesta! La cinta está dirigida por Henry King en 1957 y protagonizada por Ava Gardner. La actriz se suma a la lista de personalidades que han disfrutado la fiesta, como son Orson Welles, el propio Hemingway, Errol Flynn, Deborah Kerr, Charlton Heston, Tyrone Power, Derek Walcott, Spike Lee o Bill Clinton.

  • El uso del pañuelo

Durante la celebración de los Sanfermines todo el mundo debe lucir un pañuelo rojo, que es el emblema de la fiesta. Se debe lucir al cuello, pero solo después del famoso chupinazo que inaugura la edición cada 6 de julio. Hasta entonces debe llevarse atado a la muñeca. El origen de esta prenda no está claro, se asocia a motivos religiosos debido al martirio sufrido por San Fermín, pero también se cree que el color rojo del mismo no es más que un reclamo para incitar al toro en los encierros. También coincide con el color de la bandera de Navarra. Sin embargo, la vestimenta de color blanco es una tradición relativamente reciente, ya que no se fijó hasta los años 60.

  • La fiesta en cifras

La ciudad crece de sus casi 200.000 habitantes hasta más del millón y medio de personas. La procedencia de los visitantes, extranjeros en su mayoría, es América y Australia principalmente. En total son 9 días de fiestas con más de 400 actividades repartidas por la ciudad. Se calcula que la ciudad de Pamplona ha ingresado 740 millones de euros en la última década gracias a la fiesta de San Fermín. Como dato, el alquiler de un balcón para presenciar uno de los encierros oscila entre los 50 y los 150 euros en la propia calle Estafeta.

  • CÁNTICOS

Los cánticos populares son imprescindibles en toda celebración de Sanfermines. Los más destacados son el Riau-Riau, nombre popular que recibe el vals de Astrain, y el Pobre de mí. El primero lo entonan los mozos antes de enfilar la cuesta de Santo Domingo al inicio del encierro para que les dé suerte. El segundo se canta la medianoche del 14 de julio, última jornada, para despedir las fiestas.

Pero no hablemos todavía de despedidas, que son muy duras, y centrémonos en disfrutar de las tradiciones con La becerrada que os hemos preparado en Somos el sábado 7 a las 16:30. ¡Gora San Fermín!