En este mes de agosto en Canal Somos vamos a rendir justicia a una de las reinas del cine español y la canción folclórica: Carmen Sevilla. Junto a Lola Flores, Paquita Rico y Marujita Díaz, su reinado se ha extendido a lo largo de seis décadas y las noches d ellos martes de agosto son para ella con la emisión de La revoltosa, Un caballero andaluz, El relicario y La cera virgen.  Todas ellas los martes 6, 13, 20 y 27 a las 21:30h.

Afectada en la actualidad por el Alzheimer, en Canal Somos no queremos dejar de recordar su espectacular carrera, como homenaje a un icono de nuestra cultura popular, y como complemento perfecto al ciclo que hemos preparado para rendirnos, una vez más, ante su innato talento y carisma. Y lo hacemos a través de 7 claves:

  1. Una estrella precoz

Su padre, Antonio García Padilla, era compositor de grandes artistas como Imperio Argentina, Estrellita Castro o Concha Piquer.  Y fue en el madrileño Teatro Calderón donde la artista debutó improvisadamente gracias a que Estrellita Castro la invitó a subir al escenario para cantar junto a ella una de las canciones cuya letra había escrito su padre. Tenía solo 12 años y desde entonces pasó a formar parte del equipo que acompañaba a la cantante sevillana en sus actuaciones.

  1. Una vida dedicada al cine

Solo cuatro años después de debutar como bailarina, Carmen Sevilla tomaba la alternativa en el cine. Corría el año 1946 y la actriz tenía 16 añitos. Fue en una breve aparición en el documental Hombres ibéricos, pero al año siguiente Juan de Orduña contó con ella para su película Serenata Española y en 1948 firmaba su primer papel protagónico en Jalisco canta, junto a Jorge Negrete.  Más de 60 largometrajes contaron con su presencia, siendo su época de oro indiscutible las décadas de los 50, los 60 y los 70.

  1. Una catarata de reconocimientos

Su magnetismo y su talento, así como su cercanía han sido avales vitalicios de Carmen Sevilla. Pocas estrellas pueden presumir de contar con tanto cariño por parte del público, que se ha traducido en numerosas calles que llevan su nombre en Marbella, San Pedro de Alcántara, Roquetas de Mar o Villafranca de Córdoba. Quizá el broche a este cariño popular sea su estrella en el Pase de la Fama madrileño, que llegó en 2011. Pero no solo del reconocimiento del público se ha alimentado el corazón de Carmen Sevilla, porque el Círculo de Escritores Cinematográficos (C.E.C.) se rindió a sus pies premiando sus trabajos en La fierecilla domada (1955) y El techo de cristal (1970), y por su trayectoria, reconocida con la Medalla de Honor en 2003, año en el que también recibía la Medalla de oro al Mérito en las Bellas Artes del Ministerio de Cultura.

  1. Pionera en Hollywood

Porque no todas las actrices españolas pueden presumir de haber rechazado un contrato de seis años con la todopoderosa Paramount para trabajar en Hollywood. Y porque no todas las actrices españolas pueden presumir de haber tenido a su lado a Gary Cooper, Frank Sinatra o Yul Brinner. La actriz llegó a encandilar al mismísimo Charlton Heston, con quien rodó Marco Antonio y Cleopatra interpretando a Octavia (¡con sus frases en inglés aprendidas de memoria!), y dicen las malas lenguas  que tuvo que pararle con contundencia a un Heston enamorado hasta las trancas. Tanto que el propio actor visitó el plató del programa “Sorpresa, sorpresa” para recordarla su admiración por ella.

  1. La “novia de España”

Y no era para menos. Todo un país suspirando por ella se dice pronto. Su primera boda fue prácticamente una cuestión de estado si hablamos de su repercusión. Un enlace que llegó en 1961 y que se materializó en la Basílica del Pilar de Zaragoza paralizando a un país entero. Lástima que este primer matrimonio con Augusto Algueró (otro tándem artista-compositor) no tuviese final feliz, pero poco después llegó a su vida Vicente Patuel, con el que ha llevado una vida mucho más hogareña. Además, Carmen Sevilla no dudó un momento en trasladarse hasta Marruecos para animar a las tropas españolas que defendían sus plazas en la guerra de Ifni, enmarcada en pleno proceso de descolonización africana. España presumía de tener a su propia Marilyn Monroe.

  1. La televisión, su último bastión

Tras de´cadas consagradas al cine, Carmen Sevilla fue una de las apuestas personales de Valerio Lazarov, que la ficho para Telecinco en el aterrizaje de las cadenas privadas en España. Desde 1991 hasta 1997 estuvo al frente de Telecupón, una programa que o solo repartió suerte, sino que fue fuente de muchos momentos estelares de la época. Su naturalidad solventaba los tropiezos de la actriz con más cariño por parte d ella audiencia que reproches, y sus ovejitas llegaron a ser famosas en toda España. Tanto que hubo desde peluches hasta líneas de colonias de las ovejitas. Entre 1998 y 2001 estuvo en Antena 3 con su propio programa (“La noche de Carmen”) y en las autonómicas.

  1. Madrina de nuestro cine.

Durante 7 años (2004-2010) Carmen Sevilla presentó en TVE el programa “Cine de barrio”, en sustitución del también muy popular José Manuel Parada. Recuperó para todo un país grandes clásicos populares, y rindió homenaje a otras compañeras de profesión, igualmente recordadas y queridas por la audiencia. El 14 de diciembre de 2010 grababa su último programa y comenzaba una vida de retiro alejada de los platós y los proyectos audiovisuales.  Se cerraban así seis décadas dedicadas en cuerpo y alma al espectáculo y la cultura.

Y es que era de justicia dedicar un ciclo a la gran Carmen Sevilla, historia viva de nuestro cine que vuelve a brillar en agosto en Canal Somos con  La revoltosa, Un caballero andaluz, El relicario y La cera virgen. ¿La cita? Todos los martes del mes a las 21:30. ¡Y que viva nuestro cine!