Este lunes 16 de diciembre a las 21:30h en Canal Somos emitimos La marrana, de José Luis Cuerda y aprovechamos para realizar un repaso a cinco títulos, incluido el protagonizado por Alfredo Landa, que han tratado el tema del descubrimiento de América de distinta forma: desde el humor al rigor histórico.

  • La marrana (José Luis Cuerda, 1992)

José Luis Cuerda venía de hacer comedias muy surrealistas como Amanece que no es poco y con La marrana (1992), que emitimos este lunes 16 de diciembre a las 21:30h, se propuso hacer una película más seria. En 1992 se cumplía el quinto centenario del descubrimiento de América y el director pensó en centrarse en ese episodio histórico desde el punto de vista de dos individuos (Alfredo Landa y Antonio Resines) que sueñan con embarcarse en la Pinta, la Niña o la Santa María, los tres barcos con los que Colón descubrió América en 1492. El cineasta quería contar una historia en mayúsculas, pero desde personajes desconocidos y no centrándose en personajes relevantes de la época. Los temas que plantea también la película eran recurrentes dentro de su filmografía: la picaresca y el ambiente rural. Antonio Resines ha declarado que fue verdaderamente complicado aprenderse los diálogos de su personaje, pero más aún lo fue para Alfredo Landa, el protagonista absoluto del filme cuya interpretación le valió el premio Goya a mejor actor en 1992. La película tuvo bastante éxito y recaudó más de un millón de euros.

  • Alba de América (Juan de Orduña, 1951)

Durante la posguerra española no se podían realizar películas que retratasen la sociedad de aquel momento y por eso se optaba por realizar filmes folclóricos o históricos (pero no de la historia reciente) como es el caso de Alba de América. La película se centra en la figura de Cristóbal Colón, en su encuentro con los Reyes Católicos y del viaje que emprendió en La Santa María. Considerada como la película oficial sobre el descubrimiento de América, Juan de Orduña escogió a Antonio Vilar para que encarnase a Cristóbal Colón. En el reparto también destacan grandes figuras de la época como Amparo Rivelles o Antonio Casas que eran rostros habituales de CIFESA, la productora más importante de la época en España y que se hizo cargo de la producción de este largometraje. Según la leyenda, la idea de la película parte de una orden oficial, no era idea de la productora, como respuesta al filme inglés Christopher Columbus (1949) que no había gustado nada al régimen franquista. Alba de América se enmarca dentro del tipo de películas grandilocuentes y de cartón piedra que durante aquel tiempo realizaba Juan de Orduña. Pese al empeño del régimen de realizar la película, que tuvo un presupuesto de diez millones de pesetas, no obtuvo el éxito comercial que se esperaba de ella.

  • La araucana (Julio Coll, 1971)

El director catalán Julio Coll había despuntado a lo largo de la década de los 50 y hasta finales de los 60 dentro del cine negro en España, pero en 1971 dirigió La araucana, una coproducción entre España, Chile e Italia sobre la conquista de Chile por parte de Pedro de Valdivia en 1540. Enmarcada dentro del género de aventuras y con un reparto europeo Julio Coll se basó en un poema de Alonso de Ercilla para escribir un guion junto a Enrique Llovet y Henrique Campos. A principios de los años 70 las coproducciones de España con otros países estaban a la orden del día sobre todo en el ámbito del western (o espagueti western) y se puede decir que este filme también está influido por esa estética que imperaba en ese tipo de largometrajes. El filme ha sido criticado por su falta de rigor narrativo, aunque en su paso comercial por las salas españolas consiguió que más de medio millón de espectadores acudiera al cine para ver uno de los pocos ejemplos, dentro de nuestro cine, sobre el descubrimiento del Nuevo Mundo. Además, el largometraje sorprendió por sus altas dosis de violencia en algunas escenas, algo que no era muy frecuente en el cine español de aquel momento.

  • Cristóbal Colón, de oficio…descubridor (Mariano Ozores, 1982)

 En El Cronicón (1969) Antonio Giménez Rico planteó una sátira social en torno a la figura de Cristóbal Colón (que interpretaba Cassen) con un tono caricaturesco y llevado casi a la parodia. Era uno de los primeros ejercicios de un subgénero que luego se desarrolló en los años 70 cuando se realizaron comedias históricas donde se hacían constantemente referencias a la actualidad política y social de España y Mariano Ozores (con guion de Juan José Alonso Millán) dirigió alguna de ellas como Cristóbal Colón de oficio… descubridor. Aprovechó el tirón que tenía Andrés Pajares para darle el papel protagonista de una película que destaca por los números musicales, por los gags recurrentes a la actualidad política y por el humor; hasta aparece un cartel gigante de Coca Cola en una de las escenas porque Mariano Ozores aprovechaba cualquier ocasión para hacer publicidad encubierta descaradamente. Otro aspecto relevante es el reparto donde no podían faltar sus actores fetiche: Antonio Ozores, Juanito Navarro o Rafaela Aparicio. Junto a ellos, el papel femenino protagonista fue para Fiorella Faltoyano, porque, aunque el cineasta quería dárselo a Lina Morgan, tras la negativa del productor José Frade la actriz no pudo encarnar a una Isabel la Católica bastante peculiar. Rodado en Almería, el largometraje fue uno de los grandes éxitos de Mariano Ozores: consiguió llevar a las salas a más de 1.400.000 espectadores y recaudó más de un millón y medio de euros.  

  • El Dorado (Carlos Saura, 1988) 

Carlos Saura decidió a finales de los 80 realizar El Dorado, uno de los proyectos más ambiciosos de su carrera cuando estaba inmerso en una etapa con producciones más modestas de género documental. El productor Andrés Vicente Gómez financió la película que aparte de ser una rara avis dentro de la filmografía del director era también, curiosamente, un empeño que Carlos Saura tenía desde que leyó un libro de Ramón J. Sender, La aventura equinoccial de Lope de Aguirre, que hablaba de la expedición por el Amazonas en busca del Dorado ideada por Pedro de Ursúa y Lope de Aguirre. Lambert Wilson y Omero Antonutti fueron los protagonistas de un filme en el que destaca el reparto internacional escogido. Entre los actores españoles hay que recordar a José Sancho, Patxi Bisquert y Eusebio Poncela. A Carlos Saura no le interesaba tanto ser fiel a los acontecimientos históricos sino contar la historia según su propia visión. La película pasó por el Festival de Cannes y no tuvo demasiado éxito en su estreno pese a que la cinta se había publicitado desde los primeros días de rodaje y las expectativas estaban muy altas. Recaudó algo más de un millón de euros, pero se trataba del proyecto cinematográfico más caro que se había hecho en España hasta ese momento.

En Canal Somos ponemos rumbo al Nuevo Mundo con la emisión el próximo lunes 16 de diciembre a las 21:30h de La marrana, uno de los títulos más recordados de la filmografía de José Luis Cuerda.