Que el cine español inspira dentro y fuera de nuestras fronteras no es nada nuevo. Tanto es así que en Somos te traemos un recopilatorio de títulos patrios que sirvieron de inspiración para nuestro cine, y el que se hace más allá de los Pirineos. Cuatro ocasiones en las que hicimos un remake de nuestras propias producciones y otras cuatro en las que el cine español sirvió de inspiración a los directores extranjeros.

En nuestras fronteras:

  • La vida en un hilo (1945). Tuvo remake en Una mujer bajo la lluvia (1992)

Gerardo Vera dirigía en 1992 a Ángela Molina, Imanol Arias y Antonio Banderas (ese mismo año el actor malagueño debutaba en hollywood con Los reyes del mambo) en esta comedia de enredo. Curiosamente, antes del remake también fue adaptada en México, recibiendo el título La Engañadora (1955).

  • La reina mora (1922). Tuvo 2 remakes en películas homónimas: 1937 y 1955.

Adaptando la zarzuela de los hermanos Álvarez Quintero, esta obra no mereció una, ni dos, sino hasta tres versiones dentro de nuestro cine. Tras su acogida en los teatros en 1903, José Buch se encargó de la primera de las tres películas, seguido de Eusebio Fernández y Raúl Alfonso.

  • El tambor del Bruch (1948). Tuvo remake en La leyenda del tambor (1982)

Esta inquietante propuesta bélica a cargo de Ignacio F. Iquino fue de nuevo adaptada casi medio siglo después por Jorge Grau. Retomando la historia de la guerra independencia española, ambas películas se rodaron en los escenarios originales de la batalla del Bruch, cerca de Monserrat. En el remake, además, podemos ver a un joven Jorge Sanz con nada más y nada menos que 13 años. Corría 1982 y sí, fue el mismo año que vimos al actor en Conan el Bárbaro.

  • Botón de ancla (1948) tuvo 2 remakes: Botón de ancla (1960) y Los Caballeros del botón del ancla (1974)

Ramón Torrado se encargaba en 1948 de orquestar una de las películas más taquilleras de la época, una comedia de enredo con la marina de fondo. Doce años después mantuvo su firma en el libreto de la película homónima que dirigió Miguel Lluch, y catorce años después de esta segunda película, él mismo volvió a encargarse de su propio remake. Actrices como María Isbert, Encarna Paso y Mary Santpere asomaban como secundarias casi anecdóticas en la película original para luego terminar siendo reconocidas estrellas del cine y teatro nacional.

Pero no solo nuestra propia industria ha dado una segunda vida a nuestro cine, Hollywood y Europa también se han fijado en su potencial, y más allá de Abre los ojos, también podemos presumir de haber exportado muchas premisas potentes:

  • Rec (2007). Tuvo remake en Hollywood: Quarantine (2008)

Una de las películas de terror más icónicas del cine español moderno tuvo su propia adaptación en Hollywood. Desprovista de música y con planos de una duración media de entre 4 y 6 minutos, Quarantine se convirtió en algo muy inusual para tratarse de una superproducción americana. Tanto Jaume Balagueró como Paco Plaza, directores de la cinta original, dejaron claro que no estaban satisfechos en absoluto con el remake, en el que poco pudieron hacer.

  • El otro lado de la cama (2003). Tuvo remake francés: On va s’aimer (2006)

El popular taquillazo de Emilio Martínez Lázaro necesita poca presentación. Apenas tres años después Francia se fijó en ella y colocó en su adaptación a un reparto de lujo, con los prolíficos Alexandra Lami y Gilles Lellouche al frente. Como curiosidad, en la película original, María Esteve lleva el vestido original que su madre Marisol usó en Marisol Rumbo a Río (1963).

  • Fuga de cerebros (2009). Tuvo remake en Italia: Fuga di cervelli (2013)

Esta alocada comedia no solo tuvo secuela en España, sino que en Italia se encargaron de hacer su propia versión: Fuga di cervelli. Y no es de extrañar viendo los datos que tuvo en la taquilla de nuestro país. Curiosamente Álex Pina, creador de series como La Casa de Papel o Vis a Vis, se encargó del guión original. Nada que ver con el género por el que le conocemos ahora.

  • Seres queridos (2004). Tuvo remake en Bollywood: Total Siyapaa (2014)

Teresa de Pelegrí y Dominic Harari dirigían en 2004 esta comedia sobre los contextos culturales y amores prohibidos en la familia, siempre en clave de comedia. Una década después, Bollywood se fija en ella y la bautizó Total Siyapaa, con la única diferencia de que en la película española el amor conflictivo es entre una judía y un palestino, y en el remake entre un indú y un paquistaní.

Sin duda el cine español es un ejemplo del talento con el que contamos en nuestro país y un perfecto escaparate de cara al resto del mundo.