Se acerca el día de los muertos y lo celebramos con diez títulos de nuestro cine de terror que marcaron a toda una generación. Por lo pronto, Inquisición y Al otro lado del espejo te esperan el miércoles 31 a partir de las 23:05h en Somos, pero aquí y ahora repasamos estas y otras para alcanzar diez películas imprescindibles del cine de terror español de los 70.

LA NOCHE DEL TERROR CIEGO (1972)

Coproducida con Portugal, esta película de Armando de Ossorio (que continuaría en El ataque de los muertos sin ojos, El buque maldito y La noche de las gaviotas) obtuvo un merecido éxito gracias a su habilidad a la hora de recuperar el folclore español, adelantándose también a muchos de los tics del cine de zombis que estaba por venir a final de la década.

LA SEMANA DEL ASESINO (1972)

Eloy de la Iglesia arrancó su carrera con esta violenta cinta, poco después triunfaría con pelotazos entre lo underground y lo mainstream como El diputado o El pico. Se llegó a distribuir fuera de nuestras fronteras, dónde su título fue The Cannibal Man, “El hombre caníbal”, pese a que la trama poco tiene que ver al respecto. Fue una de las primeras películas en distribuir en cines una bolsa de cartón con la entrada para que los espectadores pudieran vomitar, promocionando así el factor de su violencia en el boca-oreja del público.

AL OTRO LADO DEL ESPEJO (1973)

El director, Jesús Franco, dirigió a lo largo de su carrera más de 200 películas. Para evitar saturar el mercado, sin embargo, firmaba con diferentes pseudónimos. Rodada en Madeira (y co-producida con Reino Unido), la película se embarca en la vida de su protagonista, acechada por el fantasma de su padre. Debido a la censura hay varias versiones del montaje, y como curiosidad, en los créditos de la versión española Françoise Brion aparece como Carla y Alice Arno como Tina, cuando en la cinta es al contrario. Si aún no has tenido ocasión de descubrir el cine de este prolífico director, puedes hacerlo en Somos en la noche del miércoles 31 a partir de las 00:35h.

LA CABINA (1972)

En los límites de la realidad a la española, Antonio Mercero marcaba tremendamente a la sociedad española de 1972 con este intenso mediometraje para televisión. José Luis López Vázquez atrapado en una cabina telefónica se convirtió en un auténtico icono de nuestro cine. Además, a día de hoy sigue siendo el único formato de entretenimiento español en haber sido premiado con un Emmy. Kafkiana y asfixiante la película es un auténtico hito de nuestro género de terror.

PÁNICO EN EL TRANSIBERIANO (1972)

Dirigida por Eugenio Martín, cineasta peculiar que tan pronto orquestaba un western como que dirigía a Julio Iglesias en La vida sigue igual, e interpretada por un elenco de aúpa: Telly Savalas (actor de moda en aquellos días por Kojac), Christopher Lee, Peter Cushing, Silvia Tortosa, Helga Liné… Esta co-producción con Reino Unido fue un exitazo de taquilla, al menos allí, ya que en España tuvo menos acogida, sin embargo las continuas reposiciones en televisión durante los años siguientes la ayudaron a convertirse en película de culto también en nuestro país.

¿QUIÉN PUEDE MATAR A UN NIÑO? (1976)

La obra de terror de Chicho Ibáñez Serrador fue breve pero intensa, desde sus Historias para no dormir al giallo gótico La residencia. ¿Quién puede matar a un niño? fue su última y más aterradora película, escribió el guion en cuatro días basándose para ello en la novela “Juego de niños”  de Juan José Plans y aspiraba a que Anthony Hopkins la protagonizara. Fue finalmente Lewis Fiander el que mantendría nuestra atención durante las casi dos horas de metraje, entre las cuales podemos encontrar referencias claras al cine de Hitchcock o un propio cameo del director.

EL ESPANTO SURGE DE LA TUMBA (1973)

Otro gran artesano del cine pop en los 70 fue Carlos Aured, director de numerosos títulos de terror (como este). Con guion a cargo de Paul Naschy (ya habitual en la temática de terror medieval), la película se rodó precisamente cerca de su pueblo, en el madrileño valle del Lozoya, en pleno invierno.

NO PROFANAR EL SUEÑO DE LOS MUERTOS (1974)

La gran película de zombies de Jorge Grau combinaba rostros españoles e internacionales en su reparto: Arthur Kennedy, Ray Lovelock y la joven promesa de Cristina Galbó. No es lo más interesante de su casting, ya que para el papel de enfermera buscó a una actriz con pocos pechos para que los zombies pudieran destrozarle unas prótesis y así impactar al con el “realismo” del gore resultante. Debido a la complejidad de su título, no muy breve, el film llegó a tener hasta 16 títulos diferentes a nivel internacional.

INQUISICIÓN (1977)

La ópera prima del director Paul Naschy (cuyo nombre real era Jacinto Molina) es el primero de diversos estudios sobre la miseria humana, un relato medieval y salvaje sobre los sangrientos fanatismos de la iglesia católica. Para su producción contaron con un presupuesto limitado, lo que les llevó a buscar soluciones creativas como recrear un bosque en medio de un teatro o tomar prestados objetos de museos y exposiciones sobre el tema. Puedes descubrir esta terrorífica reflexión en torno a la fe y el fanatismo el miércoles 31 a partir de las 23:05h, en Somos.

ARREBATO (1979)

La segunda y última película del cineasta Iván Zulueta, un terrorífico thriller sobre la droga, la idea del vampiro y la obsesión por el cine, por capturar y ser capturado por la realidad. Un film underground que se convirtió instantáneamente en un clásico de culto de nuestro cine, y no sin razón, ya que la película (cuál leyenda urbana) está llena de referencias y secretos, entre otras, la actriz Helena Fernán-Gómez aparece en ella doblada por el mismísimo Pedro Almodóvar (amigo del director) porque él sabía poner una voz más femenina que a Zulueta le convencía para el personaje, y finalmente terminó en la película.

¿Inquieto/a verdad? Si te han entrado ganas de ver una película de terror no esperes más. Este día de los muertos, miércoles 31 a partir de las 23:05h te esperan Inquisición y justo después Al otro lado del espejo, en Somos, la casa del mejor cine español.