Hoy, martes 30 de julio, ¡celebramos el Día Internacional de la Amistad en Canal Somos programando sesión de tarde doble!. A las 18:05 podréis disfrutar de 15 bajo la lona (Agustín Navarro, 1958) y a las 19:50, Y si no, nos enfadamos (Marcelo Fondato, 1974), una de las más divertidas comedias protagonizadas por el dúo cómico formado por Terence Hill y Bud Spencer. Y para completar nuestra celebración, hacemos un repaso a la historia de nuestro cine a través de diez títulos que hablan, de alguna u otra forma, de la amistad:

  • Los golfos (Carlos Saura, 1959)

No era muy común durante la década de los años 50 que el cine español, debido a la censura, dedicara películas sobre la realidad que estaba viviendo la juventud española. A finales de la misma década, cineastas como Marco Ferreri (Los chicos, 1959) retrataron a esa sociedad tan oprimida a través de los sentimientos y las frustraciones de un grupo de amigos que tenían distintas aspiraciones ante la vida. En esa línea trabajó Carlos Saura en su ópera prima Los golfos, con guion de Mario Camus y Daniel Sueiro. Lo característico de estas películas era un reparto conformado por rostros casi desconocidos para conseguir una mayor sensación de veracidad. Junto a los no profesionales, Saura escogió a Manolo Zarzo, que ya tenía cierto bagaje tras las cámaras, como uno de los protagonistas. La película pasó por el Festival de Cannes donde estuvo nominada a la Palma de Oro como mejor película.

  • Los tramposos (Pedro Lazaga, 1959)

Durante aquellos años también se empezaron a desarrollar películas con ladrones o timadores como protagonistas. Lejos de la seriedad de las propuestas del cine policiaco barcelonés como Juventud a la intemperie (Ignacio F.Iquino, 1961) o Los atracadores (Francisco Rovira Beleta, 1962), se inició en España una corriente humorística que reflejaba a los típicos amigos que trabajaban como timadores. Una de las primeras fue Los tramposos, en la que Pedro Lazaga reunió a un reparto lleno de rostros conocidos como Tony Leblanc, Concha Velasco, José Luis López Vázquez o Antonio Ozores. La película muestra las continuas visitas a la comisaría y a la prisión de Carabanchel de Paco (Antonio Ozores) y Virgilio (Tony Leblanc), que inmortalizaron (y popularizaron) el timo de la estampita… A partir de esta película surgieron muchas variantes como Sabían demasiado (Pedro Lazaga, 1962) o Trampa para Catalina (Pedro Lazaga, 1963), que exprimieron la fórmula al máximo.

  • Lo verde empieza en los Pirineos (Vicente Escrivá, 1973)

A principios de los años 70, en los años anteriores a la eclosión del cine del destape, en España no estaba permitido que aparecieran en las películas cuerpos desnudos, ni femeninos ni masculinos. Eran muchos los españoles que viajaban a Francia para poder ver películas de alto contenido erótico. Bajo esta premisa, al director y productor Vicente Escrivá se le ocurrió la idea de sacar humor de toda esa polémica y el fue Lo verde empieza en los Pirineos (1973). Don Serafín (José Luis López Vázquez) es un soltero que tiene un problema: a todas las mujeres guapas las ve siempre con barba. Sus amigos intentan ayudarlo y todos viajan a Biarritz para desconectar, aunque la realidad sea la de cruzar los Pirineos para ver todas las películas eróticas de moda en Francia. Con un reparto de primera: José Sacristán, Rafael Alonso, Manolo Zarzo o Nadiuska, el filme recaudó más de medio millón de euros para esta historia de amigos que viajan en busca de ver títulos como El último tango en París (1972) de Bernardo Bertolucci, censurada por aquel entonces en las salas españolas.

  • Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón (Pedro Almodóvar, 1980)

El sentido de la palabra amistad es del todo aplicable en esta película, tanto fuera como dentro del relato, y es que Pedro Almodóvar se rodeó de amigos en su sentido más literal para rodar su ópera prima (oficial) Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón. Pepi (Carmen Maura) es violada por un policía que la amenaza con denunciarla por cultivar plantas de marihuana en su casa. Con la ayuda de su amiga Bom (Alaska) planean convertirse en amigas de la mujer del policía, Luci (Eva Siva), y convertirla en una más de un grupo que se mueve por todos los lugares propios de la Movida madrileña. Amparo Baró renunció a interpretar el papel de Luci ya que le espantó la escena en la que Bom le orinaba encima; también pudo influir el hecho de que cuando le presentaron el guion la película se llamaba Erecciones generales. La ópera prima de Pedro Almodóvar se caracteriza por una estética de lo más kitsch y por descubrir a sus míticas amigas actrices: Carmen Maura, Cecilia Roth o Julieta Serrano.

  • Colegas (Eloy de la Iglesia, 1982)

A finales de los años 70 se desarrolló lo que, posteriormente, se denominó cine quinqui, que no era otra cosa que realizar películas sobre jóvenes delincuentes y mostrar sus andanzas por Madrid o alrededores. Cintas como Perros callejeros (José Antonio de la Loma, 1977), Navajeros (Eloy de la Iglesia, 1980) o El Pico (Eloy de la Iglesia, 1983) retrataban la realidad de la época para los jóvenes de ambientes marginales. Dentro de este subgénero destaca Colegas (Eloy de la Iglesia, 1982), que muestra las dificultades de unos chavales del extrarradio que aspiran a ascender socialmente. José (José Luis Manzano), su novia Rosario (Rosario Flores) y su hermano (Antonio Flores) se ven envueltos en una serie de problemas que se van solucionando gracias a la amistad que les une. Supone el debut en la interpretación de los hermanos Rosario y Antonio Flores, este último incluso participó en la banda sonora de la película. Más de medio millón de espectadores se acercaron, en su momento, a las salas de cine para ver una de las historias de amistad frente a la adversidad más destacables de las últimas décadas.

  • Truhanes (Miguel Hermoso, 1983)

Un asunto de poca importancia lleva a la cárcel a Gonzalo Millares (Arturo Fernández) que ve en Ginés Giménez (Paco Rabal), un timador mujeriego, la única solución para sentir cierto alivio durante su estancia en prisión. Dentro de la cárcel surge una amistad interesada entre ambos: Gonzalo necesita protección y Ginés se la presta a cambio de que le asegure un futuro mejor al salir de allí.  En 1983, al director Miguel Hermoso se le ocurrió la brillante idea de unir en la pantalla a Paco Rabal y al recientemente fallecido Arturo Fernández para protagonizar Truhanes. Contaba el director que Arturo Fernández tenía cierto pudor a hacer el ridículo en pantalla pero Miguel Hermoso le animó a despojarse del cliché de galán que tenía impuesto en el cine. El largometraje también supuso un cambio de imagen para Paco Rabal, ya que no lució el peluquín que solía llevar en las películas que anteriormente había realizado. Miguel Hermoso convenció a los dos actores para que se quitaran los complejos y creó una historia de amistad llena de peleas, disculpas, mucho humor ¡y la aparición estelar de Lola Flores!, que entró al proyecto por mediación de su amigo Paco Rabal. La película tuvo tanto éxito que diez años después se rodó una serie para televisión con los mismos actores y personajes.

  • Historias del Kronen (Montxo Armendáriz, 1995)

Fuera de la etapa del cine quinqui que mostraba los problemas que vivía la juventud de barrios marginales, películas como 27 horas (Montxo Armendáriz, 1988) o Historias del Kronen (Montxo Armendáriz, 1994) vinieron a demostrar que las adicciones a la heroína o a la cocaína estaban a la orden del día en cualquier clase social. Basado en el libro homónimo de José Ángel Mañas, Historias del Kronen muestra cómo era la noche madrileña de los 90 a través de un grupo de amigos que suelen frecuentar la cervecería “Kronen”, donde se reúnen para eludir cualquier tipo de responsabilidad y solo pensar en sexo, alcohol y drogas. Solo les mueve el placer y vivir todas las aventuras posibles: cuanto más excitantes, mejor. Los personajes de esta película son los típicos chicos de clase social alta que no se cuestionan el futuro porque disponen del dinero de sus padres. Juan Diego Botto es el protagonista de la película, el chico guapo que se siente superior a los demás y quiere ligarse a todas las chicas. Junto a él destacan actores noveles por aquel entonces como Jordi Mollá, Cayetana Guillén Cuervo o Aitor Merino. El filme recaudó más de dos millones de euros, llevó a las salas a 770.000 espectadores y obtuvo el galardón a Mejor guion adaptado en los premios del Círculo de Escritores Cinematográficos.

  • Perdona bonita, pero Lucas me quería a mí (Félix Sabroso y Dunia Ayaso, 1997)

Desde que Pedro Almodóvar mostró su sello tan particular y tan personal, muchos cineastas siguieron su línea estilística; un ejemplo de ello fue el tándem creado en los 90 por Félix Sabroso y Dunia Ayaso. Se trataba, por tanto, de comedias muy alocadas con personajes variopintos y de lo más caricaturizados. Perdona bonita, pero Lucas me quería a mi, se centra en la convivencia de tres amigos gays: Carlos (Pepón Nieto), Toni (Jordi Mollá) y Dani (Roberto Correcher). Los tres llevan una vida tranquila sin preocupaciones hasta que Lucas (Andrés Caparrós) llega a sus vidas y los tres se enamoran de él. La película (que recaudó casi un millón de euros) enfrenta amor y amistad y fue una de los éxitos más sonados de la comedia de nuestro cine de finales de siglo.

  •  Krámpack (Cesc Gay, 1999)

Dos amigos, Dani (Fernando Ramallo) y Nico (Jordi Vilches) pasan las vacaciones de verano en una casa de la costa, sin padres. Pese a la vigilancia de la asistenta y de la profesora de inglés, los amigos aprovechan que están solos para hacer todo tipo de locuras y disfrutar al máximo del verano. Conocen a dos chicas con las que dan los primeros pasos hacia la vida de adultos, pero mientras surgen los primeros deseos y también las primeras confusiones, ya que que Dani siente algo por su amigo Nico. A partir de un texto teatral de Jordi Sánchez, Cesc Gay encaró esta historia de amigos desde la inocencia más pura, lo que provocó que el filme se convirtiera en un referente para el colectivo LGTB. Pese a que la película es realmente un melodrama con toques de humor, los actores protagonistas llegaron a reconocer que el director no les sugirió en ningún momento que interpretaran sus papeles desde el drama, sino que tuvieran en cuenta siempre que estaban realizando una comedia. Una comedia que supuso el lanzamiento de los dos actores protagonistas: Fernando Ramallo y Jordi Vilches, este último nominado como mejor actor revelación en los Premios Goya.

  • Las distancias (Elena Trapé, 2018)

El desgaste generacional y de las amistades se ha reflejado últimamente en varias películas españolas. Uno de los ejemplos más importantes es Las distancias, el debut en el cine de Elena Trapé, que aborda el desgaste de las amistades universitarias. Olivia (Alexandra Jiménez) reúne a sus amigos para visitar por sorpresa a su amigo Comas (Miki Esparbé) que vive en Berlín y cumple 35 años. Comas no los recibe como ellos esperaban y pronto surgen las tensiones entre todos ellos poniendo la propia amistad que tienen a prueba y cuestionando el vínculo entre ellos, porque la distancia puede cambiarlo todo. La película ganó el premio a mejor película en el Festival de Málaga de 2018, y la directora aseguró que no pretendía hacer una película sobre buenos y malos sino hablar de la decepción y el desencanto que viven todos los personajes.

10 títulos para rendir homenaje a la amistad, pero también para reflexionar. Desde la comedia o desde el drama. Una selección que complementa la emisión en Canal Somos el próximo martes 30 de julio de 15 bajo la lona  y la película Y si no, nos enfadamos. A partir de las 18:05 convocad a vuestros amigos para disfrutar de una sesión doble dedicada a la amistad.