Este sábado 16 de noviembre en Canal Somos nos apuntamos a la celebración del Día Mundial del Flamenco con la emisión de dos películas a partir de las 18:30h protagonizadas por dos figuras indiscutibles de la copla y el flamenco en España: Lola Flores (Venta de Vargas, a las 18:30h) y Carmen Sevilla (Requiebro, a las 20:00h). Con motivo de este especial hacemos un repaso por la historia del flamenco en  el cine español, poniendo la atención en diez momentos claves donde destacan las canciones o los bailes flamencos de figuras destacadas de la época.

  • Imperio Argentina en Morena Clara (1936)

A principios de la década de los 30 del siglo XX llegaba a España Imperio Argentina tras un enorme éxito por Latinoamérica y junto al director Florián Rey (que llegó a ser su compañero sentimental durante parte de esa década). La actriz firmó tres éxitos de taquilla: La hermana San Sulpicio (1934), Nobleza baturra (1935) y Morena Clara (1936). En esta última es donde más se puede destacar el componente flamenco a través de las canciones de la artista que llegó a ser la primera figura internacional que tuvo España por aquel entonces. Curiosamente el filme se estrenó unos meses antes (Semana Santa de 1936) del estallido de la Guerra civil española y estuvo en cartelera durante un año entero en las dos zonas: la nacional y la republicana. Fue tal el éxito que supuso esta película, una adaptación de una pieza teatral de Antonio Quintero, que en 1954 Lola Flores fue la encargada de protagonizar el remake con el mismo título.

 

  • Juanita Reina – La Lola se va a los puertos (1947)

En los años 40 Juan de Orduña era uno de los directores más importantes de la dictadura franquista y se propuso producir, además de dirigir, La Lola se va a los puertos, que había sido un éxito teatral de los hermanos Machado estrenado en 1929. Para ello, escogió a Juanita Reina como protagonista ya que durante aquellos años estaba obteniendo bastante éxito en el terreno cinematográfico. Como es obvio en este tipo de películas protagonizadas por folclóricas, las canciones interpretadas por Juanita Reina ocupan la mayor parte del interés siendo algo secundario la trama del largometraje. Se estrenó a finales de 1947 en Madrid (en el cine Rialto) y fue un éxito de público absoluto. Curiosamente, muchas décadas después, en 1993, Josefina Molina dirigió un remake con el mismo título y con Rocío Jurado como protagonista.

  • Pilar López y Antonio el Bailarín en Duende y misterio del flamenco (1952)

Edgar Neville era un apasionado del flamenco y cada vez que tenía ocasión ponía el foco, en sus películas, hacía esta rama del arte; e incluso añadía alguna escena musical en sus películas. Pero su aportación fundamental llegó en 1952 cuando realizó el documental Duende y misterio del flamenco, el más importante de la época por su carácter didáctico y por la puesta en escena que creó para inmortalizar una serie de escenas protagonizadas por bailaores flamencos como Pilar López o Antonio el bailarín, que eran figuras totalmente exitosas durante aquellos años. Curiosamente, el cineasta escogió a Fernando Rey para que hiciera la voz en off y actuase como narrador explicando los palos del flamenco y los lugares por los que transcurre la historia. Pero sin duda, la escena de la película es el baile que Antonio el Bailarín realiza en Ronda; una secuencia por la que cuando la película se proyectó en el Festival de Cannes (donde se llevó una mención especial) la gente se levantó para aplaudir. Es, por tanto, una joya imprescindible del cine español.

 

  • Lola Flores – Venta de Vargas (1959)

Ambientada durante la Guerra de la Independencia (1808) en un pequeño pueblo andaluz, la película se rodó para el lucimiento de Lola Flores, que canta y baila ocho canciones para un metraje de casi hora y media, por lo que los temas musicales ocupan una duración considerable dentro del largometraje. En 1959 Lola Flores había vuelto de triunfar en América de la mano del productor Cesáreo González. En su vuelta a España rodó María de la O (1958) y Venta de Vargas (1959), ya casada con Antonio González, El Pescailla, guitarrista rumbero que gracias a la artista jerezana ocupaba un lugar importante dentro de los títulos de crédito, al igual que su hermana Carmen Flores, que también aparece en la película. La actriz no tardó en recibir críticas por darle protagonismo a su familia. Estrenada en España en agosto de 1959 la película recorrió muchos países dada la fama de la cantante: llegó a estrenarse en Portugal y hasta incluso en Grecia.

 

  • Carmen Sevilla – Requiebro (1955)

Igual que ocurrió con otras artistas de su generación como Lola Flores, a Carmen Sevilla a mediados de los años 50 le llegó la oportunidad de ir a América a labrarse cierto prestigio profesional, y Requiebro, la cinta dirigida por Carlos Schlieper, fue su presentación oficial en Argentina, país donde se estrenó el largometraje en 1955 y que hasta dos años más tarde (1957) no llegó a las salas españolas. El filme destaca por los números flamencos protagonizados por la artista sevillana. También era muy común que los argumentos de estas películas se basaran en obras teatrales: es el caso de esta película que se basa en una historia de Antonio Quintero, una de las piezas fundamentales en la historia del folclore español, que además fue uno de los guionistas del largometraje.

 

  • Manolo Escobar y Rocío Jurado en Los Guerrilleros (1962)

Fue una película que se escribió única y exclusivamente para el lucimiento, y lanzamiento, del actor, además de cantante, Manolo Escobar. Arturo González, el productor, emprendió una trayectoria de películas musicales con el cantante almeriense y algunas, incluso, son de las más taquilleras de la historia del cine español. Pero en esta película dirigida por Pedro Luis Ramírez también destacan Gracita Morales, Manolo Gómez Bur o Rocío Jurado que, aunque no apareció demasiado en cine, le da a la película el toque flamenco interpretando dos temas que junto a los del cantante protagonista son uno de los mayores reclamos de un filme ambientado en la guerra de la independencia de 1808.

 

  • Carmen Amaya y Antonio Gades en Los tarantos (1963)

Es la trágica historia shakesperiana de Romeo y Julieta pero los protagonistas son dos gitanos: Rafael (Daniel Martín) y Juana (Sara Lezana), que se enamoran pero sus familias están enfrentadas. Basada en una obra teatral, “La historia de los Tarantos”, Francisco Rovira Beletaadaptó esta pieza al cine dándole el protagonismo a la bailaora Sara Lezana y, sobretodo, a Carmen Amaya, que desempeña el rol de matriarca y que a través de sus bailes flamencos desprende toda la fuerza y la carga dramática que la película requiere. La bailaora no pudo verse en la gran pantalla porque murió unos meses antes del estreno de la película. Un filme que llegó incluso a estar nominado a los Oscar a mejor película de habla no inglesa. Otra escena memorable la protagoniza un joven Antonio Gades, en su primer papel en el cine, bailando una farruca en Las Ramblas de Barcelona, de noche y con el agua de las mangueras de fondo.

 

  • Julián Mateos y Pilar Cansino en Los flamencos

Dentro del cine flamenco se puede considerar a Los flamencos (1968) de Jesús Yagüe como una obra insólita por centrarse en la psicología de unos personajes atormentados, especialmente el personaje principal (Julián Mateos), un bailaor retirado a causa de una enfermedad y obsesionado con una bailaora profesional (Pilar Cansino). Pero, además, la película hace un recorrido por el Madrid de los años 60 y toda la zona alrededor de la Plaza de Santa Ana que estaba llena de tablaos flamencos, y en eso se hace hincapié en la película junto a la aparición de cantaores conocidos de la época y de actores que estaban empezando en el cine como Agustín González o Juan Diego, ambos aficionados al cante flamenco que además lo dominaban y practicaban. La película sirvió de referencia para otras obras posteriores como La Carmen de Julio Diamante donde Julián Mateos volvía a repetir el rol de hombre atormentado por una bailaora.

 

  • Lola Flores y Camarón de la Isla – Casa Flora (1973)

En la década de los 70 las películas musicales habían entrado en una etapa de decadencia y salvo casos puntuales no era lo más común que se estrenaran películas de esas características. Casa Flora (Ramón Fernández, 1973) fue un intento por darle un toque de modernidad a un género algo denostado por la crítica y aplaudido por el público. Al dramaturgo Juan José Alonso Millán se le ocurrió unir las escenas musicales con un argumento propio de la comedia de enredos que se estilaba en España antes de que llegara el cine del destape por lo que el casting de la película es cuanto menos sorprendente: el galán Arturo Fernández, Manolo Gómez Bur, Camarón de la Isla haciendo un cameo e interpretando un tema flamenco, Lola Flores como la madame-cantante de una casa de prostitutas o Estrellita Castro. Pese a que el argumento transcurre en un prostíbulo lo importante son los temas que interpretan todos los artistas flamencos que aparecen siendo la figura de Lola Flores la que destaca por encima del resto. Estrenada en 1973 fue un éxito de público: recaudó más de 200.000 euros y más de un millón de espectadores acudieron a las salas.

  • Antonio Gades y Marisol en Bodas de sangre (1981)

Carlos Saura quiso hacer un documento sobre la creación y la intimidad que proporciona un ensayo de baile. Bodas de sangre es un reportaje estilizado que traspasa las líneas de lo documental al incluir pequeños hilos narrativos en base a la obra de la que parte, Bodas de sangre de Federico García Lorca. La idea surge de la representación que ideó y desarrolló Antonio Gades para teatro a finales de los 70; a partir de ahí el productor Emiliano Piedra (que vio la obra teatral junto a su esposa, la actriz Emma Penella) decidió producir la película a Carlos Saura que con este filme inicia una nueva etapa profesional donde el baile y el cante flamenco van a tener un valor importantísimo. Para ello se rodea de bailarines profesionales como Antonio Gades o Cristina Hoyos junto a figuras de la música como Marisol (Pepa Flores) que nos regala una de las escenas de la película interpretando una nana flamenca. Se trata, sin duda, de una de las últimas piezas importantes del cine español donde el flamenco destaca.

 

Después de este repaso y si eres un amante del flamenco no te puedes perder el sábado 16 de noviembre la programación especial que en Canal Somos hemos preparado para celebrar el día Mundial del Flamenco, a partir de las 18:30h con dos grandes títulos, Venta de Vargas y Requiebro.