Este mes de noviembre se cumple una década del fallecimiento de José Luis López Vázquez, una de las principales figuras de lo que ha supuesto la comedia española desde los años 50 hasta principios del siglo XXI. Por este motivo, en Canal Somos le homenajeamos con la emisión de 30 películas, una cada día a las 21:30h, donde José Luis López Vázquez tiene un peso fundamental. Fue un actor capaz de demostrar su versatilidad aceptando papeles dramáticos y cómicos sin encasillarse en ninguno de los dos géneros. A continuación, hacemos un repaso de su trayectoria a través de cinco claves.

 

  • Comienzos teatrales y en el cine

José Luis López Vázquez no pertenecía a ninguna saga artística, su padre era funcionario público y su madre modista. Pero eso no impidió que quisiera dedicarse, de alguna forma, al mundo del espectáculo. Aficionado desde pequeño al teatro y también al dibujo, comenzó su andadura a principios de los años 40 realizando decorados para teatro y películas de José López Rubio. Además, formó parte del Teatro Español Universitario, desde 1943 hasta 1948, año en el que Luis Escobar le ofreció formar parte de su compañía teatral en el Teatro María Guerrero de Madrid. Era ya una figura destacada dentro de las tablas y había hecho algún papel en el cine, como en María Fernanda la Jerezana (Enrique Herreros, 1946) donde además era el diseñador de vestuario, pero no es hasta 1951 cuando empezó a hacerse notar tras un pequeño papel en Esa pareja feliz, la ópera prima de Juan Antonio Bardem y Luis García Berlanga.

Pese a que se fue acercando al cine a lo largo de la década de los 50, su relación con el teatro seguía siendo más estrecha: entró en la compañía de Teatro Nacional de Cámara y Ensayo y luego en la de Alberto Closas y Conchita Montes. Después de varios papeles secundarios en el cine y sin dejar de lado su faceta de decorador, su primer protagonista llegó en 1959 con El pisito, de Marco Ferreri (viernes 29 de noviembre a las 21:30h). Un titulo en el que demostró unas dotes cómicas brillantes y que supuso su consagración como uno de los grandes actores de su generación.

 

  • Una pieza fundamental para la comedia de los años 60

Después de El pisito, José Luis López Vázquez fue encadenando un proyecto tras otro, tanto papeles protagonistas (como en Los tramposos dirigida por Pedro Lazaga) como algunos secundarios, pero uno de sus personajes más recordados de aquella época fue en Atraco a las tres (1962), de José Maria Forqué, por el que recibió un premio del Sindicato Nacional del Espectáculo y compartió protagonismo con Gracita Morales formando así una pareja que era casi fetiche para algunos directores como Mariano Ozores. El director los dirigió en filmes como Operación cabaretera (martes 19 de noviembre, 21:30h) y 40 grados a la sombra (jueves 7 de noviembre, 21:30h), ambas de 1967, o en Cómo está el servicio (sábado 30 de noviembre, 21:30h) en 1968.

José María Forqué también fue uno de los directores con los que más trabajó José Luis López Vázquez desde que le ofreciera un papel en De espaldas a la puerta (domingo 10 de noviembre, 21:30h); además de en Atraco a las tres participó en 091, Policía al habla (1961), consiguiendo el galardón del Círculo de Escritores Cinematográficos, Accidente 703 (1962), Casi un caballero (1964), Un millón en la basura (1967), Pecados conyugales (1968), que emitimos el domingo 24 de noviembre a las 21:30h o La cera virgen (1972), que podréis ver el domingo 17 de noviembre a las 21:30h. En Las viudas (1966), próximo viernes 15 de noviembre, 21:30h, fue dirigido por José María Forqué, Julio Coll y Pedro Lazaga y coincidió con uno de sus rivales dentro de la comedia en España: Alfredo Landa.

José Luis López Vázquez y Alfredo Landa no se llevaban del todo mal pero tampoco extremadamente bien. Alfredo Landa lo llamaba “el morito” por la facilidad que tenía de quitarle papeles importantes: en una ocasión, para la película No somos de piedra (1968) de Manolo Summers contaba que José Luis López Vázquez llamó al productor, José Luis Dibildos, para ofrecerse a interpretar el rol protagonista hasta incluso gratis con tal de que no lo interpretara Alfredo Landa pero no lo consiguió. Rencillas aparte, los dos actores siguieron coincidiendo en muchas ocasiones a lo largo de sus trayectorias, como en Crónica de nueve meses (1967) de Mariano Ozores (martes 12 de noviembre, 21:30h) o No firmes mas letras, cielo (1972) de Pedro Lazaga.

 

  • Cambios de registro

Carlos Saura vio a José Luis López Vázquez haciendo comedia y rápidamente pensó en ofrecerle el papel protagonista de Peppermint Frappé (1967) la película con la que el actor se adentró en una nueva etapa, en la que sin dejar de lado lo cómico pudo desarrollar unos papeles más dramáticos, más introvertidos y lejos de la exageración propia de su vis cómica. José Luis López Vázquez lo pasó mal durante el rodaje, estaba bastante reprimido al estar desubicado dentro de una temática que le era ajena pero eso no impidió que pudiera seguir desarrollando esa faceta: en El jardín de las delicias (Carlos Saura, 1970); Mi querida señorita (Jaime de Armiñan, 1971); El bosque del lobo (1970) o No es bueno que el hombre esté solo (1973), ambas dirigidas por Pedro Olea y que emitimos el sábado 9 y martes 26 de noviembre, respectivamente, a las 21:30h.

Para El bosque del lobo, Pedro Olea escogió a José Luis López Vázquez porque los productores le exigieron un rostro popular y acertó completamente ya que fue la confirmación de que el actor servía para papeles totalmente alejados de la comedia. Además, recibió un premio por su interpretación en el Festival de Chicago. Quedó tan encantado el director que le ofreció el protagonista de No es bueno que el hombre esté solo aunque los productores le obligaron a poner un rostro femenino a su lado y eligió a Carmen Sevilla.

Otros de sus papeles más recordados es el protagonista de La cabina, un mediometraje que rodó Antonio Mercero en 1972 para Televisión Española. Cuando José Luis López Vázquez leyó el guion, rápidamente habló con su representante para posponer todos los proyectos que tenía y poder rodar el filme.

 

  • Su relación profesional con Luis García Berlanga

José Luis López Vázquez fue uno de los actores fetiche de Luis García Berlanga y la prueba está en que apareció en muchas de sus películas de distintas etapas desde que le diera un papel pequeño en Esa pareja feliz (1951). Las películas de Berlanga se caracterizaban por tener siempre un amplio elenco pero dentro de ese reparto tan coral la figura de José Luis López Vázquez siempre destacaba. Después de papeles secundarios en Novio a la vista (1954), que emitimos el lunes 18 de noviembre a las 21:30h o Los jueves, milagro (1957), el actor consiguió su papel protagonista en Plácido (1961) por el que llegó a recibir el premio Sant Jordi a mejor actor. A partir de ahí, la colaboración entre actor y director no cesó: El verdugo (1963), ¡Vivan los novios! (1970), donde sustituyó a Alfredo Landa en el papel protagonista, o la trilogía formada por La escopeta nacional, Patrimonio nacional y Nacional III, en la que encarnó a uno de los personajes principales de la saga de los Leguineche creada por Luis García Berlanga junto a Rafael Azcona.

Sus últimas colaboraciones con el director valenciano fueron en Moros y cristianos (1987) y Todos a la cárcel (1993), una de las últimas películas del cineasta. Cuando en 2005 la Academia de Cine le otorgó el Goya de Honor a José Luis López Vázquez, este quiso recordar a Luis García Berlanga por haber formado parte de los directores fundamentales de su filmografía.

 

  • Rechazó irse a Hollywood

José Luis López Vázquez llegó a ser comparado, por su forma de interpretar, con actores internacionales como Jack Lemmon sobre todo en los papeles más cómicos. El caso es que el actor madrileño tuvo alguna que otra propuesta para cruzar el charco y labrarse un éxito internacional pero el no saber demasiado inglés y el éxito que ya tenía en España le llevó a rechazar un proyecto de George Cukor, uno de los directores más aclamados en Hollywood. Después de hacer una colaboración en Viajes con mi tia (George Cukor, 1972) el cineasta quedó maravillado ante la forma de actuar de López Vázquez y le insistió en que se podría desarrollar como actor en Estados Unidos pero nuestro actor prefirió quedarse en España.

Pese a que no volvió a trabajar en un proyecto estadounidense, han sido muchas las ocasiones en las que el actor ha participado en películas de otros países, bien por tema de coproducciones o bien porque fue reclamado, como su participación en Luna de Avellaneda, la cinta argentina dirigida por Juan José Campanella en 2004. Fue una de sus últimas colaboraciones en el cine, siendo la última  ¿Y tú quién eres? (2007) de Antonio Mercero, otro de los directores importantes de su carrera.

Después de este repaso por toda su trayectoria recordamos que este mes de noviembre en Canal Somos el gran protagonista es José Luis López Vázquez y que cada noche, a las 21:30h, podéis disfrutar de algunos de sus títulos más importantes a lo largo de una trayectoria que abarcó más de seis décadas.