Durante todo el mes de septiembre el protagonista de Canal Somos va a ser Alfredo Landa, uno de los rostros más populares que ha dado el cine español. Desde la década de los años 60 hasta 2008, cuando decidió retirarse del mundo del espectáculo y disfrutar de una jubilación hasta su pronta muerte en 2013, Alfredo Landa ha sido parte de nuestra vida, ha sido un actor con un género en sí mismo, (ay nuestro querido “landismo”…), ha trabajado con los mejores directores y ha protagonizado algunos de los títulos más brillantes de nuestro cine. Y por todo ello, y por mucho más también, le rendimos homenaje con la emisión de una selección de sus películas más representativas cada noche de septiembre a las 21:30h. Desde uno de sus primeros papeles en cine, La verbena de la Paloma (jueves 19, 21:30h), hasta La luz prodigiosa (sábado 7 de septiembre, 21.30 h) de 2003, uno de sus últimos papeles en el cine.

Un mes rendido al talento de uno de los grandes, y cuya carrera exploramos a través de 10 claves maestras.

1. Comienzos teatrales

Para Alfredo Landa fue decisivo entrar a estudiar Derecho en San Sebastián, momento en el que empezó a interesarse por el Teatro Español Universitario. Llegó a representar más de 40 obras teatrales, entre ellas algunas de Enrique Jardiel Porcela que burlaba la censura de la época. En una de sus primeras intervenciones en San Sebastián, tras recibir los aplausos del público en el teatro, vio como una especie de destello y una voz le dijo: «Tú tienes que ser cómico». Y desde ahí lo tuvo claro: su oficio debía ser actuar.

2. Actor de doblaje

Después de vivir una primera etapa teatral en San Sebastián viajó hacia Madrid con el empeño de hacerse un hueco en el complicado mundo del espectáculo como actor. Ya que al principio no le salían demasiados papeles, acabó encontrando en unos estudios de doblaje la forma de subsistir económicamente. Así fue como se adentró en la interpretación mientras alternaba papeles de figurante hasta que le llegó el momento de cruzarse con  José María Forqué, quien le dio su primer papel importante en el cine, Atraco a las tres (1962).

3. «Pon cara de susto»

«Siéntate y pon cara de susto. Y después vete a casa», eso le dijo el director José María Forqué en la prueba para conseguir el papel de Atraco a las tres. No fue un momento demasiado cómodo para Alfredo Landa, que pensó hasta dedicarse a otro oficio, pero la llamada del realizador a los pocos días dándole el papel le haría cambiar de idea. Así fue como consiguió colarse en Atraco a las tres, su entrada triunfal en el cine flanqueado de un elenco de primera división: Gracita Morales, Agustín González, Manuel Aleixandre y José Luís López Vázquez.

4. Dejó escapar a Berlanga

Tras Atraco a las tres, Alfredo Landa vivió una de sus mejores etapas profesionales llegando a participar en más de 30 películas a lo largo de la década de los 60. Uno de los títulos más importantes en los que colaboró fue El verdugo, a las órdenes de  Luís García Berlanga, para muchos uno de las mejores obras de la historia del cine español. Contaba el propio Alfredo Landa que el maestro Berlanga estaba tan entusiasmado en volver a trabajar con él que llegó a ofrecerle muchos papeles, los cuales por motivos profesionales no pudo aceptar. Desde el protagónico en Vivan los novios (1970) hasta el papel que luego interpretó José Sazatornil en Todos a la cárcel (1993). Solamente volvieron a juntarse en La vaquilla (1985), en la que actor y director tuvieron sus diferencias.

5. El landismo

Durante la década de los 60 Alfredo Landa ya era un habitual del cine español y la inmensidad de títulos de su filmografía así lo demuestra: De cuerpo presente (martes 3 de septiembre, 21.30h), Historias de la televisión, Ninette y un señor de Murcia, La ciudad no es para mí, ¿Qué hacemos con los hijos? (martes 10 de septiembre, 21.30h), Novios 68 o Crónica de nueve meses (martes 24 de septiembre, 21.30h) son solo algunos títulos de esta etapa pero no sería hasta la llegada de los 70 cuando se empezaría a hablar del landismo con filmes como París bien vale una moza, de Pedro Lazaga (viernes 6 de septiembre, 21.30h), Simón contamos contigo, de Ramón Fernández ( viernes 27 de septiembre, 21.30h), Vente a ligar al oeste, de Pedro Lazaga (martes 17 de septiembre, 21.30h), Manolo la nuit, de Mariano Ozores (domingo 1 de septiembre, 21.30h), Jenaro el de los 14, de Mariano Ozores (domingo 29 de septiembre, 21.30h), Mayordomo para todo, de Mariano Ozores (jueves 5 de septiembre, 21.30h)Es decir, durante toda la década de los 70 su filmografía retrataba a un personaje de clase media que intentaba ligarse a las mujeres de cualquier forma. A veces hasta las connotaciones amorosas o sexuales quedaban implícitas en el propio título de la película para explotar una fórmula de éxito que Alfredo Landa supo aprovechar. Y además de manera ejemplar.

6. Cambios de registro

A mediados de los 70 la carrera de Alfredo Landa marca un antes y un después con El puente, de Juan Antonio Bardem, película en la que, aunque seguía con el arquetipo de hombre de mediana edad con aspecto de seductor, se intuía cierto reflejo de la situación social y política que atravesaba España. Después de ese título comienza una nueva etapa en la carrera de Alfredo Landa, que optó por papeles más arriesgados lejos del rol al que estaba acostumbrado la audiencia. Títulos como Paco el seguro (Didier Haudepien, 1979), Las verdes praderas (José Luis Garci, 1979), El crack I y II (José Luis Garci, 1981 y 1983), Los santos inocentes (Mario Camus, 1984), El bosque animado (José Luis Cuerda, 1987) o El rey del río (Manuel Gutiérrez Aragón, 1994) forman parte de esa nueva etapa en la carrera del actor. Y aunque se centró en personajes más dramáticos, nunca terminó de abandonar la comedia, aceptando trabajar en Profesor Eroticus, de Luis María Delgado  (domingo 22 de septiembre, 21.30h), El poderoso influjo de la luna, de Antonio del Real (miércoles 25 de septiembre, 21.30h) o El pecador impecable, de Augusto M. Torres (lunes 9 de septiembre, 21.30h).

7. Su amistad con José Sacristán

Alfredo Landa publicó en los últimos años de su vida unas memorias donde no dejó en muy buen lugar a parte de sus compañeros de profesión. Una excepción fue José Sacristán, quien le entregó el Goya de honor en 2008 tras la negativa de José Luís Garci de acudir a la ceremonia. Cuando el actor falleció, el propio José Sacristán reconoció que había perdido a un hermano. Como anécdota, Alfredo Landa contaba en sus memorias cómo José Luís Garci les ofreció a José Sacristán y a él los papeles protagonistas de Sesión continua (1984) pero por una lucha por ver quién aparecía antes en los créditos (Sacristán defendía que tenía que salir antes por respeto a Francisco Rabal, que salió después que él en Epílogo de Gonzalo Suárez, 1984) Landa no aceptó.

8. Su relación profesional con José Luis Garci

El vínculo profesional entre Alfredo Landa y José Luis Garci se inició en 1979 cuando el director escogió al actor para protagonizar Las verdes praderas, después de quedarse fascinado por su trabajo en El puente. Fue tal el entendimiento entre ambos que surgieron más colaboraciones: las dos partes de El crack, Canción de cuna (1994), Historia de un beso (2002), Tiovivo c. 1950 (2004) o Luz de domingo (2007), en la que se ambos tuvieron un enfrentamiento tras eliminar una escena en la que el personaje de Landa destacaba por encima del resto del reparto de la película. Después de que José Luis Garci se negara a entregarle el Goya de Honor a Alfredo Landa en 2008, los dos hicieron las paces y demostraron que su amistad era muy importante y trascendía su relación profesional. Como curiosidad, hay que tener en cuenta que José Luís Garci estrena en octubre El crack cero, una especie de precuela de Germán Areta, el personaje que popularizó Alfredo Landa y que tantas satisfacciones granjeó a la pareja de amigos.

 9. Últimos años

Durante los años 90 y 2000 Alfredo Landa volvió a la televisión, medio que tenía algo apartado desde que en los años 80 participase en la serie para TVE Ninette y un señor de Murcia. En los 90 protagonizó tres series: Lleno por favor (1993), Por fin solos (1994), basada en la película que protagonizó con el mismo título, y En plena forma (1997). Su filosofía era la de estirar demasiado la duración de las series aunque tuvieran éxito, renunciando, por ejemplo, a una subida de sueldo considerable por una segunda temporada de Lleno por favor. También tuvo un papel capitular en Los Serrano junto a sus amigos Antonio Resines y Jesús Bonilla, con los que había hecho El oro de Moscú (Jesús Bonilla, 2003). La verdad es que no se sintió cómodo con la forma de realizar series en la nueva televisión, y se apartó de una industria en la que los rodajes eran “demasiado acelerados”, según sus propias palabras. De sus últimos trabajos en cine habría que destacar El refugio del mal (viernes 13 de septiembre, 21.30h), La luz prodigiosa, de Miguel Hermoso y Luz de domingo, de José Luis Garci.

10. Premios

A lo largo de toda su trayectoria ha recibido muchísimos premios pero algunos de los más importantes los recibió a partir de los años 80: 4 medallas del Círculo de Escritores Cinematográficos, por Las verdes praderas, El crack, Canción de cuna y Luz de domingo; el premio (ex aequo, junto a Francisco Rabal) a Mejor interpretación masculina en el Festival de Cannes por Los santos inocentes en 1984; dos Premios ACE en Nueva York por Los santos inocentes y El rey del río (1994); dos Premios Goya por El bosque animado (1987) y La marrana (1992), ambas dirigidas por José Luis Cuerda;  y un Goya de Honor que recibió en 2008 y que culminaba una carrera llena de éxitos e infinidad de trabajo.

Un fuera de serie. Un actor como la copa de un pino, de la cabeza a los pies. Y si quieres disfrutar de un surtido de títulos que recorren la carrera de Alfredo Landa este mes de septiembre tu casa es Canal Somos, porque cada noche a las 21.30h el talento de un grande e irrepetible estrella se adueña de la pequeña pantalla.