Risueña, vital, dinámica, malagueña y, ante todo, un icono de nuestro cine: Marisol. En Canal Somos revivimos su persona de intensos ojos azules este lunes 15 de abril a partir de las 19:50 con Marisol rumbo a Río. Y para celebrarlo vamos a revivir 10 momentos que la descubrieron y nos rindieron a sus pies (tanto dentro como fuera de la gran pantalla).

  • Corre, corre caballito.

En su debut bajo las órdenes de Luis Lucía, Un rayo de luz, la joven malagueña se colocaba delante de las cámaras por primera vez con doce años, entrando por la puerta grande en los corazones de todos los españoles. Al año siguiente recogería en el prestigioso Festival de Venecia el premio a la mejor actriz infantil y en aquel momento se confirmaba lo evidente: había nacido una estrella.

  • Enamorada de la moda juvenil

Hablando en términos de moda, las apariciones públicas de Marisol se adelantaban a lo que hoy en día se identificaría claramente como tendencia: vestidos boho, lazos en el pelo, cinturones de hebilla… Hoy más que nunca sigue siendo todo un referente estético. Y la queremos mucho por ser una de las grandes prescriptoras de estilo de toda una generación.

  • Dónde las dan las toman.

Sin duda, varios de los momentos más divertidos y a la vez dramáticos eran las bofetadas. En Marisol rumbo a Río la actriz también saca su mano a pasear, pero también recibe la suya. De Marisol a Tony (su novio en la ficción) para después encajar una de su madre en la pantalla. Y las que Marisol recibía nos dolían de verdad.

  • El Festival de la OTI.

Sus hipnóticos números musicales a lo largo y ancho de su filmografía se han quedado impresos en las retinas de nuestra memoria histórica. Tanto su voz como sus canciones originales impregnan nuestra cultura musical popular. En 1972, la artista representa a España en la primera edición del Festival Internacional de OTI para embelesarnos con su interpretación del tema “Niña”, consiguiendo un tercer puesto.

  • Juego de dobles.

En Marisol rumbo a Río, la actriz se pone el mundo por montera y realiza un doble papel, ya que interpreta nada más y nada menos que a dos gemelas. Esto se consiguió en la época utilizando dobles y, en numerosas escenas, el método de la pantalla partida que permitía duplicar a la artista. Curiosamente, poco después se consolidaría una teoría “conspiranoica” popular que afirmaba que en realidad hubo dos niñas diferentes ocupando la identidad de Marisol.

  • La excepción

Tras una carrera marcada por personajes similares y comedias musicales, en 1973, Marisol sale de su zona de confort interpretativa para, bajo las órdenes de Juan Antonio Bardem, deleitarnos con una de sus mejores interpretaciones en La corrupción de Chris Miller. Una cinta de terror que le permite crecer como actriz y explorar otros géneros, siendo precisamente memorable por el contraste que supone con el desarrollo hasta el momento de la intérprete.

  • El polémico corte de pelo

En 1963, durante un viaje promocional a París, Marisol se cortó el pelo en una peluquería francesa. Esto terminó siendo filtrado a la prensa y generando un gran interés mediático, acaparando titulares en los que se describía la indignación del gremio de peluqueros españoles ante tal “traición”. Por momentos como este, Marisol es ante todo un icono mediático. Éste es solo uno de los numerosos y variopintos titulares que la estrella generó a lo largo de su carrera.

  • Carlos Saura

En la década de los ochenta colabora hasta en dos ocasiones con el reputado cineasta Carlos Saura, en Bodas de Sangre y Carmen. Serán dos de sus últimas películas, consideradas además como dos de sus mejores interpretaciones al llevar a la actriz a un registro más dramático y maduro. La actriz se despidió a lo grande, con uno de los grandes.

  • Su sinceridad y su huerto

Tras protagonizar una polémica portada para la revista Interviú en su época (y posteriormente siendo esta rescatada con el cierre de la publicación), Pepa Flores, la que fuera Marisol, se sinceró con su público reconociendo la cruda realidad que le tocó vivir siendo un producto de su época. No todo fueron días de vino y rosas y su confesión demuestra valentía y honestidad. Alejada de la fama y de la prensa, a sus 71 años vive alejada del barullo mediático en una zona rural en Málaga con huerto y gallinas.

Con un innegable magnetismo dentro y fuera de la gran pantalla, Marisol puede que se retirara hace mucho pero su estela ha seguido viva. En Canal Somos, Marisol rumbo a Río este lunes 15 de abril a partir de las 19:50. Luchadora, artista, icono, emblema, hasta agricultora… Por todo esto y mucho más, definitivamente: a Marisol hay que quererla.